Consejos para salir con chicos cortos

Fui funcionario público y terminé dándole trabajo a una porquería de persona

2020.04.14 07:37 el_tarolas Fui funcionario público y terminé dándole trabajo a una porquería de persona

Nací en una pequeña ranchería al norte del país cercana al municipio de Zuazua NL, por supuesto en la pobreza, tuve una infancia llena de carencias de todo tipo. Éramos la típica familia de pueblo numerosa, que se va desquebrajando con la inevitable migración a los EU, como decimos acá, a los “yunaited”, me tocó ser el más chico de mi familia, mis hermanos varones al cumplir los 16 todos se fueron yendo de braseros, de algunos no tuvimos noticia en años. Al ser el hermano varón más chico me quedé solo con mis hermanas, con la responsabilidad implícita de quedarme al cuidado de mis hermanas y ser el futuro sustento de mis viejos que, para la época, ya las fuerzas y la salud se les iban depauperando. No me quedó de otra que hacer lazos fraternales con los primos, de entre todos, entablé especial relación con el primo chistoso, ese vato siempre andaba jugándole bromas a la gente del pueblo, nos conocían como viruta y capulina, porque mi primo era gordo y yo muy flaco, de él aprendí a ser una persona extrovertida y dicharachera, empecé a agarrarle al gusto a tomar la palabra y hablar. Conforme fuimos creciendo, siempre éramos los primos invitados a las fiestas, porque juntos armábamos el cotorreo, alegrábamos a la gente con nuestras bromas, historias y anécdotas de la infancia que eran muchas, y que conforme pasaba el tiempo, le íbamos agregando detalles, muchas veces ciertos, muchas veces inventados como para ponerles más dramatismo, porque como dice el dicho: “Chingue a su madre el que no le aumente”.
Conforme pasaron los años, la ranchería fue creciendo, lentamente, pero crecía. Dejamos de ser niños, y comenzaron las responsabilidades, yo tuve que ayudarle cada vez más a mi viejo padre con el pequeño rancho y los pocos animales que teníamos, no me quedó de otra, tuve que dejar la preparatoria, mis sueño era llegar a ser licenciado, por aquellos tiempos, no usábamos el término “abogado”, eras licenciado, y eso ya te aseguraba ser alguien exitoso, soñaba con que un día me dijeran -Buenas tardes Licenciado, ¿Cómo está usted señor Licenciado?-. Llegaron las novias, y con ello las ganas de tener algo más, pero no podía irme a Monterrey a estudiar una carrera, o irme a los EU y dejar a mis padres y hermanas. Por la falta de oportunidades en el pueblo, mi primo decidió fugarse con la novia y mudarse a Monterrey donde supuestamente ya tenía un trabajo asegurado en una fábrica de hielo, a pesar de que casi me convence de irme con él a Monterrey, no pude dejar a mis padres, no tuve la fuerza. Me quedé solo.
Cumplí 35 años, casado, 3 hijos, hacía 10 que había enterrado a mi padre. Con mucho trabajo y un poco de suerte, y gracias a que al quedarme solo sin mi primo, yo tomé su lugar y fui lo que podría decir, el alma del pueblo, era amigo de prácticamente todo el pueblo, todos me conocían, y nunca faltaba quien me frecuentara para platicar, bromear, eso me abrió la puerta para relacionarme y ganarme la confianza de la gente, podría decir que fueron años muy buenos, aunque no era rico, vivía muy a gusto, podría decir que estaba agusto con lo que tenía y con lo que pasaba, hasta podría decir que era feliz.
No duró mucho, un día cayó una inhóspita helada, perdimos todas las cosechas, murieron casi todos los animales, me quedé otra vez sin nada, perdido, sin esperanzas, con una esposa, 3 hijos, y una madre vieja y enferma. Harto y desesperado por la situación fui a buscar el regidor del pueblo en busca de apoyo, crédito, trabajo, lo que fuera, no encontré nada de eso. El regidor al verme desesperado me invitó a comer a la cantina del pueblo, en sus palabras no encontré aliento, esperanza, ni mucho menos el trabajo o dinero que tanto necesitaba, pero si me di cuenta de algo, algo que cambió el rumbo de mi vida, me di cuenta que no se necesitaba mucho para tener un cargo en el municipio como funcionario, tan solo se necesitaba algo de popularidad y la simpatía de los habitantes del pueblo, dos cosas que yo ya tenía. Se aproximaban las elecciones para alcalde del pueblo.
En pocos días serían los XV de una de las hijas del cacique del pueblo con quien yo llevaba mucha amistad y relación, sabía que la fiesta iba a ser en grande. Le llamé a mi primo de Monterrey, que para entonces después de la fábrica de hielo y mucho otros empleos, junto con su esposa se dedicaron a organizar todo tipo de fiestas y eventos, en donde además, si el evento lo requería, él fungía como payaso, tenía el talento natural. Le hablé de la fiesta de los XV años y de mis intenciones de lanzarme como candidato, la fiesta para mi, era el foro perfecto para destapar mi candidatura, sabía que don “Cacique”, había contratado camarógrafo, carroza, el casino grande del pueblo. Le propuse a don Cacique contratar los servicios de mi primo con un excelente descuento en el precio con la condición que me prestara a su camarógrafo y me dejara hacer un video para promocionarme, aceptó sin preguntar, era la oportunidad perfecta.
Tres horas antes de la fiesta, ya estábamos listos con el camarógrafo, dos días antes escribí y preparé un discurso de una cuartilla que a mi me pareció muy adecuado. Aunque sabía hablar y relacionarme con la gente, al verme frente a una cámara me quedé tieso, sudaba, las manos tiesas en la cintura, mi primo se cagaba de risa. Entre la gente que trabajaba con mi primo, iba un muchacho joven, estudiante, de entre unos 20 a 21 años de edad, se me quedaba viendo muy serio, como con ganas de decirme algo, de corregirme, pero no se animaba, yo desesperado sabiendo que la cosa iba mal y que ya nos quedaba muy poco tiempo antes de que empezara la fiesta, le dije -a ver tú muchacho: ¿cómo se te hace esto?- Entre dubitativo, comenzó a hablar de esto, aquello, poco a poco fue agarrando confianza y empezó a darme consejos, agarró mi discurso, que yo ya había repetido varías veces, le quitó muchas cosas haciéndolo más corto, me señaló la posición de mis manos, que yo ni siquiera había notado que las tenía tiesas en la cintura, le pregunté si había estudiado para hacer videos o que onda?, entre los risas de todos, me contestó que no, pero que si sabía moverle, -estos muchachitos siempre le saben a eso de las computadoras- pensé. Reconocí que el muchacho tenía un talento, aún no estaba seguro para qué, pero algo tenía ese muchacho. Le propuse que me ayudara con la edición del video, dadas mis circunstancias no podía pagarle, pero le dije: -Mira muchacho, no puedo pagarte, porque como verás, todo esto es prestado, no tengo dinero, pero si ganó, muchacho, ya verás que buscaré en donde acomodarte, conmigo tendrás un trabajo seguro-. Por supuesto no me creyó, me hizo el gesto de: -aah siimón-, mi primo notó su reacción y como era su patrón le dijo: Ayúdale wey, no seas mamón. Aceptó más por la presión de mi primo, que por mi promesa de conseguirle un trabajo.
Gané la elección, como todo nuevo funcionario, tenía muchas ideas, muchas propuestas de mejora para el pueblo que parecía que todo iba a cambiar, la gente estaba conmigo, también ilusionada, sabían que podían confiar en mi, que no los iba a robar como todos, que nos los iba a defraudar, mi primera acción: revisar las arcas y los presupuestos del pueblo, mi primera decepción. Mi sueldo si bien no sería la gran cosa, me permitiría salir del hoyo económico en el que estaba, significaría también asegurar poderle darle la atención médica a mi madre en Monterrey, y así sin querer, sin siquiera darme cuenta, ese fue el comienzo de los abusos de confianza y de poder que con el tiempo fueron el denominador de mi gestión.
Mañana la segunda parte….
submitted by el_tarolas to mexico [link] [comments]


2019.07.09 04:08 srcrefyt CONSEJOS PARA PRIMERIZO XBOX ONE (reflexion?)

Buenas, les hablo para preguntarle que consejos podrian darme porque me compraron la Xbox One S y es la primera consola de nueva generacion que tengo desde la PS2, les cuento un poco mi vida ojala no les joda jaja, desde los 10 años que me encantan los videojuegos basicamente empeze a conocer los videojuegos por Gameplays y me parecian algo divertidisimo, a los 11 empece lo que seria mi adiccion a los videojuegos por un Gameplay de JuegaGerman jugando a Minecraft, en ese momento yo estaba feliz porque en la casa habian comprado una nueva pc que para mi era re buena (en verdad era un i3 2da generacion sin tarjeta de video) cuestion que me descargue el juego (demo) y empeze a jugar y me encanto, luego por motivos economicos no pude comprar el juego y me lo descargue pirata y asi pase horas y horas hasta que descubri que existian servidores y puff, le empece a dedicar maaas tiempo eh pasado dias de mi infancia (que no cambiaria por nada) enteros jugando al Minecraft. Ya cuando tuve 12 empece la secundaria y ya no tenia tanto tiempo, encima iba a escuela tecnica asi que empece de nuevo con los Gameplays, conoci a la camada de Youtubers de esa epoca (Vegetta, Willyrex, Rubius, Mangel, Alexby, Staxx, etc) luego empece a descubrir otros juegos gracias a los gameplays pero que mi pc no se bancaba, luego ya que en ese momento no habia tantos indies me empece a ver tutoriales de Diseño Grafico, ya que no me podia permitir jugar a grandes juegos por lo menos pasaba el tiempo. Empece a modelar en 4D y a usar Photoshop y luego cuando era mas o menos bueno se lo empece a vender a gente (hacia miniaturas para videos, banners) en verdad no ganaba plata lo hacia a cambio de que mencionen el nombre de mi canal en YT y hacerme mas famoso. SPOILER: ese canal se quedo con 250 subscriptores. Luego en el 2016 estuve casi un año alejado del internet por que se me corto el internet y no querian ponermelo de vuelta la velocidad que tenia (3 megas) asi que empeze con la lectura como hacia de chico, empeze a leer comics y me encantaron me compre una bandaaa, ahora ya los regale a un amigo, no tenia Television porque no podia pagarla asi que me aburria mucho. Ese año fue un año de desconexion yo era un chico muy gordito porque no hacia deporte y me la pasaba frente a la compu todo el dia, y empece a salir con amigos a jugar a la pelota, a hacer cualquier cosa con tal de no aburrirme. En el 2017 volvi a tener internet (1 mega) no me alcanzaba ni para ver videos en 480, volvi a los gameplays y yo veia y soñaba con tener los juegos 3A como Watch Dogs, Dragon Ball Xenoverse, Gta, Lego, Asssasins Creed, pero mi familia no podia permitirse comprar una compu buena porque mi casa esta en construccion ya que vivo en una zona humilde y luego en el 2018, fue un año feo janaja empece a dejar la compu y conectarme mas con la gente, empeze Boxeo el cual despues de 3 meses deje, luego conoci a mi primer novia oficial digamos y me enamore, despues me rompio el corazon xD, pero cuestion para no hacerla tan larga gracias a los Gameplays y los Youtubers, gracias a los Videojuegos, y gracias al Internet soy un pibe en mi opinion formado a unos dias de cumplir 16 pude vencer a la obesidad y bajar de mis 75 kg a 58 con muchoooo esfuerzo y dieta. Y nada en verdad quiero pedir consejos para mi primera consola (ya que no pude permitirme comprarme una PC pero me compraron la Xbox de oferta a 21 lucas en 6 cuotas janajnja) pero al final me salio una reflexion y tambien se podria decir un desquite contra los hijos de puta de SPEEDY (hoy es Movistar Hogar) que me cago en su cableado choto que da verguenza navegar a 1 mega en 2019. Y gracias al que leyo esto y mil disculpas por hacerla tan larga 😆
submitted by srcrefyt to Argaming [link] [comments]


2018.08.23 20:16 master_x_2k Zumbido V

Zumbido V

“Es muy peligroso quedarse aquí”, dijo Brian.
“¿Qué?” Lisa y yo le preguntamos, casi al mismo tiempo.
“Tienen demasiados pesos pesados ​​y no tienen absolutamente ninguna razón para contenerse más. Después de la cuestión de ABB y el problema con Perra el día de hoy, con la cantidad de personas con poder que tienen a su disposición, probablemente puedan descubrir nuestra ubicación general y ponerse a la ofensiva. No podemos permitirnos estar todavía aquí si deciden tratar de desarraigarnos o si ponen en asedio a los Muelles.”
“Entonces, ¿qué? ¿Corremos?” Preguntó Alec.
“Retirada táctica. Solo para estar seguros”, dijo Brian, su voz firme, “En caso de que el Imperio Ochenta y Ocho decida organizarse y venir a buscarnos en multitud.”
Hablé, “Incluso si no nos culpan por este correo electrónico que los está exponiendo, en lo que respecta a la identidad secreta, apuesto a que habrá más que unos pocos que solo quieran herir a alguien y descargar su ira... y nosotros acabamos de meternos en una pelea con su gente. Nos convierte en un blanco fácil. Estoy de acuerdo Brian. Creo que deberíamos ocultarnos, al menos por ahora.”
“De acuerdo”, dijo Lisa, “No estoy segura de estar de acuerdo, pero no veo ningún daño en ello. ¿Creen que pueden convencer a Rachel?”
“Ya lo hice”, dijo Brian, “Más o menos. Está empacando en su refugio para perros personal, y estará lista para partir en cuanto llegue el transporte. Lisa, primero, quiero que hables por teléfono con Coil. Obtén ese transporte, te enviaré un texto con instrucciones para llegar al lugar, y haz que Coil haga una declaración, haz que le deje absolutamente claro al Imperio Ochenta y Ocho que es responsable de este correo electrónico.”
“No creo que él esté dispuesto, en lo que respecta a ‘confesar.’”
“Dile que no voy a firmar ningún acuerdo con él si no puede hacerse cargo de esto y sacarnos el blanco de la espalda, cuando no fuimos informados y no acordamos tomar este tipo de acción.”
Lisa frunció el ceño, “Está bien.”
“Si es tan listo como pretende ser, encontrará algún ángulo para hacerlo funcionar.”
“Bien. Lo intentaré. ¿Qué más?”
“Toma a Alec y encuentra un lugar donde quedarte con Rachel y los perros. Creo que Perra tiene más de un refugio como el que vi hoy. Si ninguno de esos lugares funciona, pídele a Coil un lugar.”
Lisa asintió, “Está bien. ¿Qué vas hacer tú?”
“Taylor y yo nos quedaremos en mi apartamento. Está apartado del camino, y mientras no salgamos de traje, no deberíamos meternos en problemas.”
¿Me quedaría en su departamento? Podía recordar la tensión de la última vez que estuve allí a solas con él, cuán consciente había sido de su presencia. La idea de ir allí para pasar la noche me obligó a centrarme con mucho cuidado en mantener mi expresión impasible y mis manos inquietas. Me alegré por la distracción de la respuesta de Alec.
“¿Qué mierda?” Alec habló, “¿Nos estás diciendo que salgamos de aquí, que permanezcamos en un lugar cualquiera con un grupo de perros callejeros, mientras tú vas a casa y te relajas?”
“No me rompas las bolas en este momento, Alec,” Brian señaló con el dedo a Alec, “Como miembro de nuestro grupo, acordaste responder a tu puto teléfono cuando suena. No estoy mucho más contento con Lisa, por no tener un teléfono listo, pero tú eres con el que estoy realmente enojado ahora mismo. Por lo que escuché, si las cosas hubieran ido un poco diferentes, una o ambas de tus compañeras de equipo podrían estar muertas. Porque ustedes no pudieron respaldarlas cuando Taylor lo solicitó.”
Alec entrecerró los ojos, pero no respondió.
La voz de Brian era baja, su tono controlado. “Estoy tan enojado que deberías contar como algo bueno que no te estás quedando en mi casa y teniendo que aguantarme. Es por eso que no vienes conmigo. También necesito a alguien con la cabeza bien puesta con tu y Rachel, y eso significa que Lisa va con ustedes. Dejaría a Taylor en su lugar, pero preferiría dispersar el poder de fuego entre nuestros dos equipos.”
“Lo que sea”, Alec volvió a mirar el televisor. “Olvida que mencioné algo.”
Antes de que Brian pudiera abordar nuevamente el caso de Alec, intervine para preguntar: “¿No deberíamos todos quedarnos juntos?”
“No”, Lisa me respondió, “Brian tiene la idea correcta. Juntos, como un grupo de cinco, podríamos llamar la atención de cualquiera que esté atento a nuestro equipo. Especialmente si hay perros alrededor. Tener dos equipos significa que podemos montar un rescate o proporcionar una distracción si un grupo está en una mala situación.”
“Mantengan sus teléfonos encendidos y respóndanlos si alguien llama. Nos turnamos para chequearnos entre nosotros, cada media hora, usando las mismas contraseñas que antes”, instruyó Brian.
“Entendido”, respondió Lisa.
“Si realmente no pueden encontrar un lugar para quedarse, y los perros están guardados de manera segura en algún lugar, pueden quedarse en mi casa. Sin embargo, dormirán en el sofá y el suelo.”
Lisa asintió.
“Oye”, dije, vacilante, “¿puedo tomarme cinco minutos para tomar una ducha y cambiarme mientras ustedes averiguan el resto de los detalles?”
Brian puso cara de dolor, pero asintió con la cabeza, “Ve.”
Agradecida, corrí al baño, pasé por mi habitación para tomar mi traje, un conjunto nuevo y mi toalla.
La ducha estaba siendo menos cooperativa de lo habitual, y no tuve tiempo de esperar a que decidiera darme agua tibia, así que salté y aguanté el agua helada el tiempo suficiente para enjuagarme, fregar las áreas prioritarias y mojarme el pelo.
Cerré la ducha, me estrujé el agua con el dedo índice y el pulgar, salí de la ducha para secarme con una toalla y pasé un cepillo por mi cabello.
Cuando estaba lo suficientemente seca, me puse un par de pantalones cortos elásticos y luego comencé a ponerme el traje. Dado que era una sola pieza, salvo la máscara, el cinturón y los paneles de armadura, no podía usarla debajo de la ropa sin tener que usar guantes y mangas largas. Ese tipo de ropa no era una opción ya que el clima era cálido.
Una de las opciones que si tenía, lo que había estado pensando después de tener mis bichos arrastrándose sobre mí para mantener mi identidad oculta, era ponérmelo por la mitad. Cuando estaba puesta la mitad inferior del traje, doblé la parte superior alrededor de la cintura, atando los brazos a mi alrededor, como un cinturón. Me puse los vaqueros y un top de tirantes de finos negro y rojo que dejaba algo de mi vientre expuesto. Para terminar, até una sudadera alrededor de mi cintura, colocándola sobre donde había atado la mitad superior de mi traje.
Me revisé en el espejo. El material era bastante delgado y se estiraba, por lo que no me hizo parecer más voluminosa. Tendría que ver lo cómodas que eran las suelas que había incorporado en la parte del pie del traje dentro de los zapatos, pero eso era algo que podía ajustar. Tener la parte principal del cuerpo detrás de mi espalda significaba que podía esconder la parte más voluminosa debajo de la sudadera. Siempre y cuando no desatara la sudadera donde cualquiera pudiera ver, funcionaba perfecto.
Salí apresuradamente del baño, agarré suficientes camisetas, ropa interior y calcetines para durar unos días. Los enrollé para hacerlos compactos, y los escondí en mi mochila alrededor de la armadura para mi disfraz, mis armas, el resto de mis cosas del compartimiento utilitario, dos libros y seiscientos dólares en efectivo. Me colgué la bolsa sobre un hombro. Pesado, pero manejable.
Salí de mi habitación para reunirme con Brian, atándome el cabello húmedo en una cola de caballo suelta con un elástico mientras caminaba. Me detuve por solo un segundo para extender una pierna, un dedo del pie hacia abajo para tocar el suelo, para que una colección de escarabajos, cucarachas y arañas puedan arrastrarse por mi pierna. Se instalaron entre mi traje y mi ropa.
Podía lidiar con bichos sobre mí, siempre y cuando no estén directamente sobre mi piel.
“¿Listo?”, Le pregunté a Brian.
El asintió. Se había quitado la chaqueta de cuero y la tenía en una bolsa de gimnasio con su casco. Llevaba la camiseta sin mangas de un hombre, de color beige, dejando expuestos sus brazos y hombros. Su piel brillaba con las gotas más diminutas de sudor, por llevar una chaqueta en el clima cálido.
Aparté mis ojos antes de que mi mirada pudiera llamar la atención. Le dije a Lisa, “los veremos más tarde.”
“Diviértete”, sonrió.
Brian me guio hacia afuera, y de nuevo, me detuve en el umbral de la puerta para recoger más bichos debajo de mi ropa y en mi bolso, mientras aún podía ser discreta al respecto. No era mucho, pero era algo.
Parecía estar sumido en sus pensamientos, y había una buena razón para eso, así que no lo molesté cuando caminábamos hacia la parada del autobús.
“¿Estoy siendo paranoico?”, Me preguntó cuando llegamos.
“No soy la persona para preguntar. En lo que a mí respecta, cuando hablas de capas, no puedes tomar demasiadas precauciones. Especialmente con un grupo tan influyente como el Imperio Ochenta y Ocho.”
“Voy a reformular la pregunta, entonces. ¿Crees que los demás pensarán que estoy siendo paranoico?”
“¿Honestamente? Probablemente.”
“Maldición.”
Nuestra conversación se estancó cuando más personas se unieron a nosotros en la parada del autobús.
“Me acabo de dar cuenta”, dijo Brian, “ni siquiera te pregunté si querías quedarte en casa.”
Lo miré. No estaba segura de cómo responder sin transmitir todos mis sentimientos sobre el tema. Mantenlo simple. “Quiero. Está totalmente bien.”
“Después de que me presentaron por primera vez a los otros, lo hice mucho. Los chicos se quejaron por esto, y mi hermana también lo mencionó. Tomo el control, tomo decisiones.”
“Realmente, está bien. Tiene sentido, dada...” Hice una pausa, manteniendo en mente a los civiles que estaban al alcance del oído. “...la situación, y me gusta tu apartamento, así que no me importa quedarme allí.”
“¿Sí?”
“Seguro. Demonios, haría que decoraras mi departamento cuando tenga mi propio hogar.”
Él se rió, “Haré eso por ti si me haces ese atuendo del que hablamos antes.”
El traje. Casi lo había olvidado.
“Gracias por recordarme eso. De alguna manera se me escapó la mente.”
“¿Teniéndolo en cuenta?”
“Sí. Tal vez. Es un gran trabajo, pero creo que ahora tengo más tiempo libre, y, sí. Eso es prácticamente todo. Tal vez podría hacerlo, seguro.” Obviamente, no podía ni mencionaría el hecho de que mi decisión de aliarme con los Undersiders de verdad era un factor.
“¿Sí? Estaría en deuda.”
“Nos da algo de qué hablar mientras me quedo, también.”
“No creo que tengamos problemas de conversación”, me sonrió. Esa sonrisa juvenil que había notado en el primer día. Si fuera sincera, incluso diría que estaba ligado con su voz a lo que más me gustó de él, estéticamente. Tal vez era injusto pensarlo, pero generalmente veía a la gran mayoría de los adolescentes como personas torpes que combinaban los rasgos de un niño y un adulto de la forma más desafortunada posible. Brian era todo lo contrario, y era su voz y su sonrisa lo que realmente le dio el efecto.
Noté que mis oídos se calentaban en la señal clásica de que estaba por ruborizarme y desvié la mirada, distrayéndome con una investigación exhaustiva de una bolsa de papel marrón al lado de la carretera. Si seguía con esa línea particular de pensamiento sobre las mejores cualidades de Brian, estaba segura de que terminaría diciendo o haciendo algo para avergonzarme.
El autobús llegó y nos subimos. Le mostré la identificación de mi escuela, mientras que Brian pagó con boletos. Encontré un asiento vacío, y Brian se paró a mi lado, sosteniendo el poste. Estaba lo suficientemente cerca de mí que su pierna presionó contra mi brazo. Aunque podría haber movido mi brazo, lo dejé donde estaba.
No era el tipo de chica que atraería a Brian. Lo sabía. Podría conformarme solo con su presencia y amistad. Podría disfrutarlo si hubiera contacto corporal casual entre nosotros, incluso si fuera un poco pervertido.
Nuestra breve conversación me permitió relajarme y comenzar a disfrutar de la posibilidad de una tarde en la compañía de Brian, pero lo que vi a continuación fue un cubo de agua fría en la cara.
El autobús se detuvo para recoger pasajeros, y Sophia Hess estaba entre ellos. Su top de polo sin mangas era largo, se extendía hasta la cintura y se aferraba a un cuerpo esbelto con curvas y un torso que nunca tendría. La falda de tenis que llevaba apenas era lo suficientemente larga como para ser decente. Más de un par de ojos se volvieron hacia ella cuando subió al autobús, Brian estaba entre ellos.
Ella era ajena a la atención y a mi existencia, preocupada por una conversación telefónica. Parecía molesta, aburrida y distraída, ya que la persona del otro lado hablaba la mayor parte del tiempo. Probablemente un padre.
El autobús continuó en su ruta, más personas ingresaron y la gente cerca del frente se movió más atrás. La miré, esperando el momento en que ella me viera y me mirase a los ojos. No estaba segura de lo que ella haría, o lo que yo haría, pero ese momento ocupó cada pizca de mi enfoque.
Ella era la mejor amiga de Emma. La persona que me metió en el casillero, el día en que obtuve mis poderes. En innumerables ocasiones, ella me había empujado y me había hecho tropezar, a menudo varias veces al día. Ella me había derribado por las escaleras, cuando estaba cerca de la base, incluso hizo que otros hicieran cosas similares. Dado que ella había sido suspendida después de nuestra última reunión, de alguna manera no pensé que se iría sin confrontación si me veía.
Mi pierna rebotó sin descanso. Sin pensarlo, me preparé para saltar de mi asiento, para defenderme, salir del camino o responder a lo que sucediera. Mis pensamientos se centraron en posibles cosas que ella podría hacer, cosas que podría decir o hacer en respuesta.
Sophia guardó el teléfono y miró por la ventana por un momento. Cuando vio todo lo que había que ver del punto de transición entre los muelles y el centro de la ciudad, echó un vistazo al interior del autobús. Sus ojos se detuvieron en los anuncios que corrían a lo largo de la parte superior del autobús, luego se posaron en Brian.
La mirada de evaluación que ella le dio fue inconfundible. Se demoró lo suficiente para que, probablemente, le hubiera resultado incómodo si se hubiera dado cuenta.
O tal vez no. Tal vez le hubiera gustado la atención de una chica que se veía como ella.
Bleh.
Ella todavía no me había visto. Pude ver por qué – estaba sentada, y ella y Brian estaban de pie, y había otros entre nosotros, ocultándonos su línea de visión.
Me sobresalté cuando algo se movió a mi izquierda. Era solo la persona sentada a mi lado parándose para bajar en la siguiente parada, pero me hizo consciente de lo tensa que estaba. Alcé la mano y toqué el codo de Brian. Cuando miró hacia abajo, me moví hacia el asiento vacío y señalé el lugar desocupado.
Él sonrió y se sentó a mi lado.
Mi pulso latía con fuerza en mi garganta, y no podía decirle por qué, aquí no. Esperé e intenté organizar mis pensamientos, mientras la gente del frente del autobús se movía hacia atrás. Me tomó un poco de esfuerzo, pero evité mirar a Sophia.
Levanté la mano y le puse una mano en el hombro, la usé para levantarme lo suficiente como para murmurar en su oído: “¿Me harías un gran favor? Lo explicaré después.”
“Por supuesto”, su voz era apenas audible por el ruido del autobús. Giró la cabeza lo suficiente como para mirarme a los ojos, y mi corazón dio un vuelco.
“Solo sígueme el juego.” Puse dos dedos en un lado de su barbilla, girando su cabeza, y me levanté de mi asiento lo suficiente como para tocar mis labios con los suyos.
Esperaba electricidad, fuegos artificiales, todo lo uno escucha. Pensé que los latidos de mi corazón podrían acelerarse, o que mis pensamientos podrían disolverse en ese desorden caótico que había experimentado algunas veces en el pase reciente.
Lo que no esperaba era la calma. La tensión se derritió de mí, y todas las preocupaciones, ansiedades y pensamientos contradictorios se desvanecieron en el fondo. Fue como la sensación de paz que recibí al despertar en el departamento, multiplicado por diez. En lo único que pensaba era en el contacto, lo agradable que era, la sensación de sus labios en los míos.
Rompí el beso y lo miré a los ojos mientras me acomodaba en mi asiento. Incluso antes de que abriera la boca para decir algo, sacudí mi cabeza lo más disimuladamente posible. Él cerró su boca.
Cuando aparté la mirada, sentí su brazo asentarse alrededor de mis hombros.
Miré y no vi a Sophia en la parte delantera del autobús. Cuando revisé sobre mi hombro, la encontré cerca de la parte posterior. Ella estaba mirándome fijo.
Imaginé que no era tan diferente de esa sensación primordial de satisfacción que Perra había sentido cuando me había lanzado los perros encima. Excepto donde Perra lo había refregado en mi cara con una sonrisa petulante, yo no cambié mi expresión de la sonrisa ligera que ya estaba en mi cara. Le di a Sophia un momento de contacto visual y nada más, antes de volverme a mirar al frente del autobús una vez más. Ella no valía la pena, no merecía la pena estropear esto.
Evité mirar hacia atrás para ver qué estaba haciendo o comprobar si todavía estaba allí. Cuando Brian me preguntó si me importaba hacer una parada para ir de compras antes de ir a su departamento, asentí.
Había seguido el consejo de Lisa, tratando de improvisar, ser más impulsiva. También había hecho lo que Perra había sugerido. Le había dicho a Brian que estaba interesada, más o menos. No en la medida en que ella había sugerido, pero era algo. Definitivamente algo.
Excepto que solo había forzado las cosas con Brian, y ahora no solo tenía que explicarlo, sino que tenía que lidiar con una noche de incomodidad en su compañía, además de la amenaza de violencia del Imperio Ochenta y Ocho.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.17 16:07 master_x_2k Gestación 5

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

___________________Gestación 5___________________

No aprecias adecuadamente lo que significa “fuerza sobrehumana” hasta que ves a alguien saltar desde la acera hasta el segundo piso de un edificio al otro lado de la calle. No llegó hasta el tejado, pero cubrió más o menos tres cuartas partes de la distancia. No estaba segura de cómo Lung evito caerse. Solo pude imaginarme que simplemente enterró los dedos en el exterior del edificio.
Oí raspar y crujidos mientras subía, y miré mi única vía de escape. No me hacía ninguna ilusión en cuanto a mi capacidad de bajar la escalera de incendios antes de que Lung llegara encima del tejado y dedujera a dónde había escapado. Peor aún, en ese momento él probablemente podría llegar antes a la calle saltando desde el tejado, o simplemente dispararme fuego a través de los huecos en el metal mientras estaba en la escalera. La ironía de que la salida de emergencia para incendios fuera de todo menos eso no se me escapó.
Deseé poder volar. Mi instituto ofrecía la posibilidad de elegir entre Química, Biología y Física, con Ciencia Básica para los de bajo rendimiento. No había cogido Física, pero aun así estaba bastante segura de que sin importar cuántos pudiera reunir, saltar desde el tejado con un enjambre de insectos voladores agarrándome acabaría tan bien como acababan los aspirantes a superheroe de 9 años de los que oías hablar en las noticias, que saltaban de repisas con sombrillas y sábanas.
Por el momento, estaba atrapada donde estaba.
Busque dentro de la armadura convexa que cubría mi columna, pasando los dedos sobre las cosas que había abrochado ahí. Los EpiPens estaban destinados a tratar el shock anafiláctico de reacciones alérgicas a las picaduras de abeja y similares, y probablemente no le harían nada a Lung, incluso si pudiera acercarme lo suficiente y encontrar un punto donde inyectar. En el peor de los casos, las inyecciones sobrecargarían su poder provocando una oleada de cuales fueran las hormonas o endorfinas que alimentaban su poder. Nada útil, peligroso como mucho. Tenía una bolsa de polvo de tiza que estaba pensada para los escaladores y gimnastas. La había visto en la tienda de deportes cuando fui a comprar las lentes de mi máscara. Tenía los guantes y no creo que necesitara la sequedad y la tracción extra, pero se me había ocurrido la idea de que podría ser útil para lanzarselo a un enemigo invisible, y lo compré por capricho. En retrospectiva, había sido una compra tonta, ya que mi poder me permitía encontrar enemigos así con mis bichos. Como una herramienta contra Lung… no estaba segura de si explotaría como el polvo regular puede hacer cuando se expone a las llamas, pero el fuego no le haría daño de todos modos. Olvida esa opción.
Saqué el pequeño bote de spray de pimienta de mi armadura. Era un tubo negro, 7 centímetros de largo, no mucho más grueso que un lápiz, con un gatillo y un interruptor de seguridad. Había sido un regalo de mi padre, cuando había empezado a salir a correr por la mañana para entrenar. Me había advertido de que variara mi ruta, y me había dado el spray de pimienta por protección, junto con una cadena para enganchármelo a la cintura para que un atacante no pudiera cogerlo y usarlo en mi contra por un atacante. En traje, había optado por no mantener la cadena en aras de avanzar en silencio. Usando mi pulgar, quité el seguro y coloqué el tubo en posición listo para disparar. Me agaché para hacerme un objetivo más pequeño, y esperé a que se mostrarse.
Las manos de Lung, todavía en llamas, fueron lo primero en aparecer, agarrando el borde del techo lo suficiente para doblar el material que cubría el lado elevado del tejado. Sus manos fueron seguidas rápidamente por la cabeza y el torso mientras se arrastraba hacia arriba. Parecía que estaba hecho de cuchillos o espadas superpuestas, humeando de color amarillo y naranja con las llamas templadas. No había piel visible, y medía fácilmente dos o dos metros y medio de alto, a juzgar por la longitud de sus brazos y el torso. Solo sus hombros median un metro de ancho como mínimo. Incluso el único ojo que tenía abierto parecía metálico, una brillante piscina de metal fundido en forma de almendra.
Apunté al ojo abierto, pero el spray disparó en ángulo, rozando solo su hombro. Cuando el spray le tocó, se encendió en una bola de fuego durante un instante.
Maldije en voz baja y trastee con el aparato. Mientras que él pasaba la pierna sobre el borde, ajusté el ángulo y disparé de nuevo. Esta vez – con una pequeña corrección de puntería durante el disparo – le di en la cara. El aerosol en llamas le pasó por encima, pero el contenido aun así hizo su trabajo. Gritó, soltando el techo con una mano, agarrándose el lado de la cara donde estaba su ojo bueno.
Había sido inútil esperar que fuera a resbalar y caer. Solo me consideré afortunada de que por metálico que pareciera su rostro, aún hubiera partes de el vulnerables al spray.
Lung se arrastró sobre el borde del techo. Le tenía dolorido … Pero no podía hacer nada más. Mis bichos eran oficialmente inútiles, ya no quedaba nada en mi compartimento de utilidades, y me haría más daño a mí misma de lo que le dolería a Lung si le atacaba. Haciendo una nota mental para hacerme con un cuchillo pequeño o una porra si me las arreglaba para salir viva de esto, corrí a la escalera de incendios.
“¡Hij … Hijo de puta!” Lung gritó. Dándole la espalda, no había manera de verlo, pero el techo se iluminó brevemente antes de que la oleada de la llamas me golpeara por detrás. Perdiendo el equilibrio, patiné en la grava y golpeé el borde elevado del techo, justo al lado de la escalera de incendios. Frenética, me di unas palmadas. Mi traje no estaba ardiendo, pero mi pelo – corriendo pasé las manos por él para asegurarme de que no estaba ardiendo.
Una suerte, pensé, que no habían usado alquitrán en el tejado. Me podía imaginar las llamas prendiendo la azotea y lo poco que habría podido hacer si eso hubiera sucedido.
Lung se puso en pie, lentamente, todavía cubriéndose parte de la cara con la mano. Caminaba con una leve cojera mientras se acercaba. A ciegas, arremetió con una amplia ola de fuego que paso por más de la mitad del techo. Me tapé la cabeza con las manos y llevé mis rodillas al pecho cuando el aire caliente y las llamas se precipitaron sobre mí. Mi traje pareció llevarse la peor parte, pero todavía estaba tan caliente que tuve que morderme el labio para evitar hacer un solo sonido.
Lung dejo de avanzar, girando lentamente la cabeza de un lado a otro.
“Come. Pollas” gruñó con su fuerte acento, sus insultos interrumpidos por su jadeo, “Muévete. Dame algo a lo que apuntar”.
Contuve la respiración y me quedé lo más quieta posible. ¿Qué podía hacer? Todavía tenía el spray de pimienta en la mano, pero incluso si le daba de nuevo, estaría corriendo el riesgo de que atacara y me quemara viva antes de que pudiera moverme. Si me movía primero, él me escucharía y me lanzaría al suelo con otra ráfaga de fuego, probablemente antes de que pudiera llegar a ponerme en pie.
Lung se apartó la mano de la cara. Parpadeó un par de veces, miró a su alrededor, y luego parpadeó un par de veces más. Era cuestión de segundos que pudiera ver lo suficiente para distinguirme de las sombras. ¿No se suponía que el spray de pimienta debía aturdir a alguien durante treinta minutos? ¿Cómo era posible que este monstruo no fuera un villano de clase A?
De repente se movió, con llamas retorciéndose en sus manos, y cerré los ojos.
Cuando oí el silbido del crepitar de la llama y no fui quemada viva, abrí los ojos de nuevo. Lung estaba disparando chorros de fuego, apuntando al borde de la azotea del edificio adyacente, un apartamento de tres pisos. Miré para ver a qué estaba apuntando, pero no podía distinguir nada en la oscuridad o en el breve instante de luz que ofrecían las llamas de Lung.
Sin previo aviso, una forma enorme aterrizó encima de Lung con un impacto que juraría que se habría oído en el otro extremo de la calle. Del tamaño de una camioneta, el ‘objeto enorme’ era un animal en vez de un vehículo, parecido a una mezcla entre un lagarto y un tigre, con marañas de músculo y hueso donde debería tener la piel, escamas o pelaje. Lung estaba ahora de rodillas, sosteniendo una de las garras de la bestia a considerable distancia de su cara con su propia mano con garras.
Lung usó su mano libre para golpear a la criatura en del hocico. A pesar de que era más pequeño que la bestia, el impacto la hizo retroceder. La bestia dio unos pocos pasos hacia atrás del golpe, y luego cargó contra él como un rinoceronte tirándole del tejado. Golpearon la calle con un sonoro golpe.
Me puse de pie, consciente de que estaba temblando mucho. Estaba tan inestable, de la mezcla de alivio y miedo, que casi me caí de nuevo cuando dos impactos más sacudieron el techo. Dos criaturas más, similares a la primera en su aspecto, pero ligeramente diferentes en tamaño y forma, habían llegado en la azotea. Cada una tenía un par de jinetes. Vi como esa gente se bajaba de las espaldas de los animales. Había dos chicas, un chico y una cuarta figura que identifiqué como masculina sólo por la altura. El alto se acercó a mí, mientras que los otros se apresuraron al borde de la azotea para ver a Lung y a la criatura pelear.
“Nos has ahorrado un montón de problemas”, me dijo. Su voz era profunda, masculina, pero amortiguada por el casco que llevaba. Estaba vestido completamente de negro, un traje que me di cuenta era básicamente ropa cuero para ir en moto y un casco de moto. La única cosa que me hizo pensar que era un traje era la visera de su casco. La visera de rostro completo estaba esculpida para parecer una calavera estilizada, y era tan negra como el resto de su traje, con sólo las tenues luces reflejadas en la superficie para dar una idea de lo que era. Era uno de esos trajes que la gente hace de lo que pueden reciclar, y no quedaba nada mal si no lo mirabas demasiado de cerca. Alargó una mano hacia mí, y yo me aparté, cautelosa.
No sabía qué decir, así que use mi táctica de no decir nada que pudiera meterme en una situación peor.
Retirando su mano, el hombre de negro señaló con el pulgar por encima del hombro, “Cuando nos enteramos de que Lung estaba pensando venir a por nosotros esta noche, estábamos bastante asustados. Estuvimos discutiendo la estrategia durante casi todo el día. Finalmente decidimos, a la mierda, nos encontraremos con él a medio camino. Improvisar. No es mi forma habitual de hacer las cosas, pero bueno”
Detrás de él, una de las chicas silbó fuerte y señaló hacia la calle. Los dos monstruos en los que el grupo había estado montando cruzaron el tejado de un salto y se lanzaron a la calle para unirse a la lucha.
El hombre de negro siguió hablando: “Y resulta que su lacayo Lee esta allí con media docena de tíos, pero Lung y el resto de su pandilla no están por ningún lado”, se rió, un sonido sorprendentemente normal para alguien que lleva una máscara con un cráneo puesta.
“Lee no es malo peleando, pero hay una razón por la que no es líder de los ABB. Se asustó sin su jefe allí y huyó. ¿Supongo que eres responsable de eso? ” Cráneo-máscara esperó una respuesta de mí. Cuando yo no ofrecí una, se aventuró hacia el borde del tejado y miró hacia abajo, y luego habló sin volverse a mirarme, “Lung se la está llevando. ¿Qué coño le has hecho? “
“Spray de pimienta, avispas y abejas, picaduras de hormigas de fuego y picaduras de araña”, dijo la segunda de las chicas, respondiendo a la pregunta por mí. Iba vestida con un traje ceñido que combina negro con una sombra pálida de color azul o púrpura – No podría saberlo en la oscuridad – y su pelo rubio oscuro era largo y lo llevaba suelto. La chica sonrió mientras añadía: “Él no lo está llevando muy bien. Va a doler un montonazo más mañana”.
El hombre de negro de repente se volvió hacia mí, “Presentaciones. Ella es Tattletale. Yo soy Grue. La chica con los perros- “, apuntó a la otra chica, la que había silbado y dirigido a los monstruos. No llevaba traje, a no ser que contara como traje una falda a cuadros, botas militares, una camiseta sin mangas desgarrada y una mascara de rottweiler de plástico duro de una tienda de todo a un dolar. “-La llamamos Perra, lo prefiere, pero para ser aptos para todos los publicos, los buenos y los medios de comunicación decidieron llamarla Hellhound en su lugar. Por último y ciertamente menos importante, tenemos a Regente”.
Finalmente entendí lo que estaba diciendo. ¿Esos monstruos eran perros?
“Vete a la mierda, Grue,” Regente replicó con una sonrisa y un tono de voz que dejó en claro que no estaba realmente tan ofendido. Llevaba una máscara blanca, no tan decorativa o tan trabajada como las que asociaba con los carnavales de Venecia, pero similar. Se había colocado una corona de plata alrededor de sus cortos rizos negros, y llevaba una camisa blanca con volantes y leggins ajustados metidos en las botas altas. El traje era muy de feria del renacimiento. El chico tenia una figura que me hizo pensar más en un bailarín que en un culturista.
Habiendo hecho las presentaciones, Grue me miró durante un largo momento. Después de unos segundos, me preguntó: “Oye, ¿estás bien? ¿Estas herida?”
“La razón por la que ella no se está presentando no es que esté herida,” Tattletale le dijo, mientras continuaba inclinándose sobre el borde del techo para ver lo que estaba pasando en la calle, “Es porque es tímida.”
Tattletale se dio la vuelta y parecía que iba a decir algo más, pero se detuvo, volviendo la cabeza. La sonrisa que tenia se desvaneció “Atentos. Tenemos que largarnos”.
Perra asintió en respuesta y silbó, un silbido corto seguido por dos más largos. Tras una breve pausa, el edificio fue repentinamente sacudido por impactos. En un instante, sus tres criaturas saltaron de los callejones a ambos lados del edificio y sobre el tejado.
Grue se volvió hacia mí. Yo seguía de pie en el extremo opuesto del tejado, cerca de la escalera de incendios. “¿Hey, quieres que te llevemos?”
Miré las criaturas – ¿perros? Eran criaturas ensangrentadas sacadas de una pesadilla. Negué con la cabeza. Se encogió de hombros.
“Hey,” Tattletale me dijo, sentándose detrás de Perra, “¿Cuál es tu nombre?”
La miré fijamente. Mi voz se atascó en mi garganta antes de que fuera capaz de pronunciar las palabras, “No … no he cogido uno aun.”
“Bueno, Bicho, un capa va a aparecer en menos de un minuto. Nos hiciste un gran favor por encargarte de Lung, así que sigue mi consejo. Cuando alguien del Protectorado aparece y encuentra dos tipos malos peleando, no va deja que uno se largue. Deberías salir de aquí “, dijo. Me lanzó una sonrisa. Tenía una de esas sonrisas lupinas que se levantaban en las comisuras de la boca. Detrás de su sencilla máscara de dominó negro, sus ojos brillaban con picardía. Si hubiera tenido el pelo rojo, me habría hecho pensar en un zorro. Más o menos lo hizo, de todos modos.
Con eso, saltaron por encima de mi cabeza, una de las tres bestias golpeando o apoyándose en la escalera de incendios de camino al suelo, provocando un chirrido de metal contra metal.
Cuando me di cuenta de lo que acababa de ocurrir, podría haber llorado. Era bastante fácil clasificar a Regente, Tattletale y Perra como adolescentes. No era un gran salto intuitivo adivinar que Grue era uno también. Los ‘niños’ que Lung había mencionado, a los que yo había puesto tanto esfuerzo en salvar esta noche, eran los malos. No sólo eso, sino que también me habían confundido con uno.
-Tattletale: Soplona, informante,
-Grue: Escalofrío de terror, temblor de miedo,
Nombres traducidos: Regente, de “Regent”, Perra, de “Bitch”.
“EpiPens” son las jeringuillas de epinefrina preparadas para la venta al publico y de uso fácil para evitar problemas médicos graves por picaduras de insectos.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


CONSEJOS PARA SALIR DE CASA CON NIÑOS - COVID-19 MINDFULNESS: Técnicas de Relajación para Niños - YouTube Consejos para enamorar a un hombre: ¡nunca cometas este ... Quiero Salir. Un cuento para explicar a los niños porque ... Hasta Luego Y Buen Viaje Con Estos Trucos Para Viajar ... CONSEJOS PARA SALIR EN BICICLETA CON NIÑOS CONSEJOSCUS PARA SALIR CON UNA MINA Y LA CHARLA DE LAS ... Cómo preparar a los niños para salir a la calle en época ... ⛔ Consejos para salir con niños del confinamiento

  1. CONSEJOS PARA SALIR DE CASA CON NIÑOS - COVID-19
  2. MINDFULNESS: Técnicas de Relajación para Niños - YouTube
  3. Consejos para enamorar a un hombre: ¡nunca cometas este ...
  4. Quiero Salir. Un cuento para explicar a los niños porque ...
  5. Hasta Luego Y Buen Viaje Con Estos Trucos Para Viajar ...
  6. CONSEJOS PARA SALIR EN BICICLETA CON NIÑOS
  7. CONSEJOSCUS PARA SALIR CON UNA MINA Y LA CHARLA DE LAS ...
  8. Cómo preparar a los niños para salir a la calle en época ...
  9. ⛔ Consejos para salir con niños del confinamiento

↓↓↓ ÁBREME ↓↓↓ En este vídeo te presento 5 ejercicios Mindfulness para que puedas trabajar la relajación con tus alumnos. Éste método es eficaz para aumentar... Te dejamos unos ÚTILES CONSEJOS para hacer de las salidas en bici con tus hijos una experiencia fantástica. Pensando en salir en BICI al campo con tus HIJOS? Llegan las vacaciones, los fines de ... Fuente: Artículo relacionado: Suscríbete a nuestro canal para no perderte más vídeos clickando aquí 👉 http://bit.ly/suscribeteLV Este vídeo ha sido publicado... Encuentro con Cristo 307 watching Live now Good Morning Music VR 360° Positive Vibrations - 528Hz The Deepest Healing - Boost Your Vibration - Duration: 2:00:01. Dale a Mostrar más ¡Si te gusto el video no olvides suscribirte y darle a like! Además, no te pierdas mi stream: https://www.twitch.tv/coscu ... Nunca cometas este error con el chico que te gusta y te desmarcarás del resto de mujeres. Artículo del vídeo: http://dinamicassociales.com/blog Libro 'Psicol... Mantente actualizado suscribiéndote al canal. Lavarse las manos, no tocarse la cara... son sólo algunas de las cosas a tener en cuenta con los niños en la fase de desconfinamiento. #Coronavirus ... “¡Quiero salir!” un cuento para explicarle a los niños pequeños los motivos de quedarse en casa. Realizado por @NicoOrdozgoiti y su esposa @CovaDiaz para su ... Subscríbete WooHoo: https://bit.ly/2JzaX9Y ¡14 Útiles Escolares En Miniatura Que Funcionan!: https://youtu.be/Kb7uZLlYl1Y?list=PL-ElN5BvE0zjyOsWP9I9sY0JoXhLu...